PLANCHADO DE CAMISAS

Cuando alguien dice “hoy tengo mucho para planchar”, está seguro de contar con la comprensión de los que lo rodean!!! y si dentro de la ropa hay muchas camisas el tema se complica aún mas, suele resultar una tarea fastidiosa, pues las camisas deben verse muy bien planchas para lucir prolijos y elegantes.

 

camisa bien planchada

1) La camisa luego del lavado, se aconseja plancharla con el grado de humedad justo, es decir no mojada, pero sí apenas húmeda (aunque se cuente con plancha a vapor, lo aconsejable es retirarla del lugar de secado “húmeda”, a fin de que las arrugas no se fijen y cuesten mas retirarlas). Observar que la base de la plancha se encuentre limpia y a una temperatura media, si se trata de una tela con un 70% de poliester y caliente si es 100% algodón.

como planchar cuello de camisa

2) Una camisa se comienza a planchar por el cuello del lado del revés y luego por el derecho, con plancha caliente, comenzado la tarea desde las puntas hacia el interior, estirándolo con la mano izquierda para ayudar a que no se formen arrugas. Para que la tela no  se ponga “amarillenta” a causa del excesivo calor, colocar una tela de algodón entre la prenda y la plancha.

planchar canesú

3) Teniendo el cuello levantado planchar a su alrededor.

4) Continuar por las mangas, empezando por el puño (éste se plancha primero del lado del revés  después por el derecho, hasta que esté bien seco) Cuidar que el pliegue/linea o raya medio de la manga coincida con el hombre. Hay quienes no desean marcar la manga con dicha linea de planchado.

planchado de puños de camisas

5) Luego se continúa por la espalda, planchando también por el revés, se dispone abierta sobre la tabla o mesa, colocando el cuello hacia la izquierda de la persona que esta realizando la tarea. Primeramente se pasa la plancha por el canesú (parte superior) y luego por la parte de abajo de la misma,  e ir subiendo el planchado hacia arriba, aplanando los pliegues naturales que se forman por el uso y se acentúan en el lavado.

como planchar la espalda de la camisa

6) Proseguir por los delanteros, primero uno luego el otro, del lado del revés. Colocar la punta de la plancha entre los botones para aplanar las arrugas o pliegues en éste sector, de la misma manera, aplanar del lado del revés y del derecho el borde que se encuentran los ojales. Se repasa el cuello nuevamente y con la punta de la plancha se da forma redondeada pasando por el borde interno del mismo, para luego doblarlo con la mano “no asentar el cuello con plancha”.

cuellos de camisa

7) Abrochar la camisa,colocar con cuidado sobre la mesa de planchado con los botones hacia abaja, doblar los laterales de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, y se acomodan las mangas sobre éstos, debiendo quedar un ancho de 25 cm centrales, luego con cuidado doblar el faldon inferior de la prenda sobre los puños; posteriormente doblar la prenda aproximadamente por la mitad de su longitud, dar vuelta hacia arriba debiendo quedar de unos 35 cm de longitud total.

colgar camisas

8) Repasar por último, la pechera con la punta de la plancha, sin tocar el “cuello” para dar  un cierto volumen.

9) Dependiendo del espacio con que se cuente en el armario, las camisas pueden guardarse colgadas en “perchas” o “ganchillos” para tal fin ( debiendo estar colgadas de manera individual con los botones abrochados para que queden extendidas), o dobladas en cajones o estantes. Por otra parte si se trata de una persona que viaja con continuidad, suele resultar practico tener la camisa doblada correctamente, de tal modo de preparar la maleta con agilidad.

3 Comentarios

  1. Mar 18 julio, 2013
    • Mariela Lorenzo 18 julio, 2013
    • Coromitas 18 julio, 2013