CUIDEMOS A QUIENES NOS SOSTIENEN

Los pies soportan el peso del cuerpo y se les suele dedicar poco tiempo de cuidado,  en invierno porque están prisioneros en botas o calzado cerrado y en verano con sandalias, caminar descalzos, cloro de la piscina y mar !!

*Un buen ejercicio recomendado para relajarlos es sumergirlos en agua tibia con sal marina, infusión de menta o manzanilla, luego secar con toalla, frotar con “escofina” o “raspador” para pies y posteriormente hidratar con crema o glicerina liquida, realizando masajes desde los dedos a los talones deteniéndose en el “arco del pie” que suele encontrarse contracturado  llegándose a formar “nudos” dolorosos.

pies pequeños

*Para impedir la aparición de varices, en posición sentado o acostado extender la pierna derecha y describir pequeños círculos con el pie en ambos sentidos, evitando mover la pierna, luego con al otra.

*Para evitar el sudor de los mismos, remojarlos periódicamente en una infusión de lavanda y salvia. Utilizar medias de algodón, y cuando se pueda quitarse el calzado, para que la piel pueda respirar.

zapatos complicados

*Caminar en puntas de pie manteniendo el cuerpo erguido, los hombros derechos y relajados, ayuda a mejorar el pie plano .

*Diariamente apoyar el pie sobre una pelota de tenis y hacerla rodar sosteniéndola con el pie, son masajes muy agradables que estimulan las terminaciones nerviosas y alivia las contracturas plantares.

*Descansar con los pies en alto diariamente unos 15 minutos colabora con la buena circulación.

*Concurrir al podólogo como mínimo una vez por año.

masajes relajantes

*Observar muy bien el calzado al momento de comprarlo, prestar atención si el arco del pie descansa adecuadamente, que la zona del talón sea acolchada, que no apriete demasiado el calzado, y que sea flexible al momento de caminar.

*Si los pies están hinchados realizar baños de inmersión en agua tibia y fría alternándolos. Éste procedimiento mejora la circulación y desinflama.

*Concurrir a un gabinete para recibir masajes de “reflexología” no solo es relajante, sino que estimula los órganos internos y ayuda a su buen funcionamiento.

*El calzado deportivo no debe apretar demasiado, pues luego de la actividad  el pie se dilata y aumenta su presión, la carga que recibe el pie durante la actividad física  incide  sobre su fisiología y si el calzado no amortigua correctamente pueden aparecer lesiones. Se debe consultar al vendedor el calzado adecuado a la actividad que se pretende realizar.

*Estar descalzo sobre el césped siempre que se pueda,´mientras se riegan las plantas es un excelente momento, realizar caminatas sobre la arena a la costa del mar es lo mas !!!!!!