UN AMBIENTE AMIGABLE

Cuando se decora el hogar, el primer deseo es que agrade a sus habitantes, pero también se busca un espacio amigable para quienes lo frecuenten,  lograr que los visitantes se sientan cómodos.

Según una tendencia dentro de los diseñadores, ponen en práctica algunos “trucos” que no fallan al momento de lograr un lugar agradable y amigable.

Armar una recepción cálida implica imprimir al espacio un toque personal, generalmente asociados a momentos felices. De allí surge la presencia de fotografías familiares de los últimos momentos que se han vivido. Es como pretender que la visita se sienta parte de la vida de esa familia, al compartir momentos privados a través de imágenes.

Resulta importante también, que halla una pared con presencia (por su color o textura) o elemento, como por ejemplo un adorno importante, de un color fuerte, eso denota una dueña de casa con personalidad carismática.

armonía, almohadones, salas, living

La biblioteca, la mesa de té o de apoyo que se pueda encontrar en el living/sala, debe contar con una obra u objeto único, con estilo y personalidad, traído de algún sitio especial, confeccionado por alguien especial o algo que forme parte de la historia familiar, por ejemplo.

Gastar dinero en unos sillones de calidad, “no es opcional”, con almohadones confortables, en telas de texturas suaves, que inviten a sentarse y relajarse en ellos.

Aromatizar el ambiente, es indispensable a la hora de pretender una reunión amigable y prolongada, nadie quiere retirarse de un lugar que huele rico! Cuidado con la elección del aroma, debe agradar a ambos sexos, los aromas cítricos, vainilla o una mezcla de esencias, cítricas y especiadas, como el ámbar, té verde, etc., son buenas opciones.

calidez, lectura, salas

Los tonos suaves en las paredes, invitan al relax y permiten integrar los objetos que convivan en él si mayor interferencia.

living

Al momento de recibir gente invitada o quien se ha acercado espontáneamente,  es apropiado ofrecer un snacks, algo para tomar o comer apenas llega, es un gesto de bienvenida que demuestra a los visitantes lo mucho que le agrada a los dueños de casa su presencia. Por ello siempre se debe tener a mano una botella de vino, café o té dependiendo del horario. Un paté o variedad de quesos es ideal para acompañar la ocasión, puede presentarse en un plato con un “chorrito” de aceite y unas nueces, por ejemplo …

Y por supuesto un infaltable arreglo de flores, sobre la mesa, una repisa o un rincón determinado del ambiente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *