SONRISA BLANCA

Para contar con dientes sanos y blancos es indispensable concurrir al odontólogo, como mínimo una vez por año (lo ideal es cada seis meses), aunque no se sientan síntomas de posibles problemas ni dolores bucales.

El profesional  evaluará la presencia o no de sarro, caries y enfermedades de las encías que afean la boca. La perdida de piezas dentarias, generalmente se debe a falta de cuidados e higiene dental diaria de manera correcta.

higiene dental, cepillado

LIMPIEZA Y APLICACIÓN DE FLÚOR

La limpieza anual es un tratamiento de profilaxis, que previene infecciones bucales, caries, halitosis (mal aliento), gingivitis, entre otras. Es útil para mantener la calidad y durabilidad de las piezas dentarias arregladas, con porcelanas, implantes y blanqueamientos.

La higiene dental en gabinete, se realiza sin anestesia dura aproximadamente 45 minutos, es simple y quedan muy saludables. La aplicación de flúor cada seis meses en adultos, se ha comprobado que ofrece excelentes resultados como en los niños, para  prevenir caries.

El cuidado diario con hilo dental, cepillado en todas las “caras” de cada pieza dentaria, luego de la ingesta de cada comida o mínimo mañana y noche, enjuague bucal y limpiadores de lengua, ayuda a erradicar las bacterias que pueden alojarse en los intersticios bucales.

Alimentos nocivos: jugos de frutas, lácteos, dulces (nutren las bacterias), pan, gaseosas, helados y tortas, producen placas bacterianas, por lo que luego de su consumo deben cepillarse inmediatamente los dientes. Las bebidas con alto concentrado de tenor ácido, favorece el desgaste del esmalte natural de los dientes e irritar la boca.

Alimentos saludables: consumir frutas como la manzana, ayudan a la higiene por el rozamiento de sus fibras, al igual que consumir abundante agua.

Hábitos nocivos: el cigarrillo contiene alquitrán, éste se adhiere a los dientes, además de oscurecerlos, favorece la acumulación de otros pigmentos que perjudica la dentadura, a la hora de lucir una sonrisa blanca.

sonrisa, dentadura sana

  • La higiene bucal más importante es la que se realiza a la noche, por la disminución del flujo de saliva durante el sueño
  • Ingerir abundante agua y frutas con fibras
  • Personas con dientes manchados deben realizar una profilaxis con ultrasonido
  • Evitar limpiezas con bicarbonato
  • Cambiar el cepillo cada tres meses
  • Evitar ejercer demasiada presión durante el cepillado
  • Mujeres embarazadas deben tener una acompañamiento pre y post natal, evitando la gingivitis de la embarazada, que puede ser perjudicial para el feto