Los vinos blancos

La vinificación de los vinos blancos difiere mucho de los tintos. La vendimia debe  realizarse en la máxima madurez del fruto. El mosto  obtenido se envía  a los recipientes de desfangado, se separa el mosto de la materias  en suspensión antes de su fermentación, se prensa rápidamente  para evitar el contacto con el aire, causa del amarillenta-miento, se une el anhídrido sulfuroso y se deja en reposo 6 o 7 horas.

El mosto se separa del cieno y el jugo se vierte en  toneles, donde sufrirá la fermentación alcohólica, dos o tres semanas a temperatura ambiente  20º, hasta la total desaparición de los azúcares. Cada día los toneles son rodados para estimular la  actividad de la levadura.

ideal para tabla de quesos

Sobre este tipo de vino se puede oír la expresión “blanco de blanco”, significa hecho con racimos de uva blanca. Pero se puede partir por fermentación de  mostos sin orujos de uvas  tintas o mezcla de tinta y blanca, en caso que se deseara aprovechar para el vino blanco calidades especiales de uva tinta, cuya expresión sería “blanco de negro”. Para ello es necesario hacer una rápida  extracción del mostos sin marinar mucho los hollejos, evitando la fermentación prematura y la coloración. Y oxidando la materia  colorante en contacto  con el aire.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *