LOS VINOS JÓVENES

Hasta hace poco tiempo decir  que un vino era “joven”, refería a sinónimo de vulgar, económico. Se  denominaba de éste modo a los vinos producto de una mezcla de uvas, catalogados de calidad inferior.  El gusto por lo natural, surgido en los últimos tiempos, ha puesto de moda a los “vinos  jóvenes”, sobrecargados de aromas frutales y florales tomándose como una maravillosa cualidad.

vinos españoles

Es en éste tipo de vinos donde las cepas y los sabores de la uva denotan su casta. El vino joven debe consumirse dentro de los 3 o 4 años de producción.  Cualidad apreciada no solo en los blancos y rosados, sino también se está imponiendo en los tintos como una señal de calidad. Adquiriéndose un estilo más fresco y frutado, al paladar; liberando los sabores naturales en la acción  homogeneizadora de la madera, donde los amargos taninos de ésta, se sustituyen por los vivos y saludables taninos ofrecidos por la uva.

vinos jóvenes

En tanto se denomina “vino nuevo” al más precoz de los vinos jóvenes, debiéndose  consumir prácticamente recién elaborado. Los mejores mostos de una zona y una uva determinada, son destinados para la elaboración de este vino de calidad, que estará listo en tiempo récord  para ser consumido, conservando los rasgos de la vid.

Durante su elaboración los procesos de fermentación deben ser forzados, así como la  clarificación y estabilización, realizándose sistemas de centrifugado, filtrado y tratamiento en frío; a diferencia  de  lo que ocurre con el “vino joven”, donde dichos procesos se realizan de manera más lenta y en forma natural. El principal problema del “vino nuevo” es su limitada conservación. Siendo el “calor” su  gran enemigo, donde los  aromas y sabores se difuminan y se pierden.

vino indispensable

Debiéndose consumir en el invierno y primavera siguiente a su cosecha y elaboración. El “vino nuevo” fue el primero que comenzó a consumir el hombre, era el vino que se bebía de la última cosecha y solía no alcanzar hasta la siguiente !!